ministerios02.jpg


MINISTERIOS

Jesús realizó nuestra salvación a través del “Triple Ministerio”:


Ministerio Profético, o de la Palabra.

Jesús nos salvó con su predicación, su enseñanza, el anuncio del Reino y la denuncia de todo la que se oponía a ese Reino.

Ministerio Sacerdotal, o Litúrgico.
Jesús nos salvó con su consagración y obediencia fiel al Padre, con su oración por nosotros, con la entrega sacrificial de su vida para el perdón de los pecados.

Ministerio Real (de rey) o Pastoral (de pastor).

Jesús nos salvó asumiendo nuestros dolores, compadeciéndose de nosotros en nuestra condición sufriente, curando enfermos, multiplicando el pan para los hambrientos, defendiendo a los débiles, formando el rebaño, alimentándolo y protegiéndolo.

El triple ministerio estaba anunciado y pre-figurado en el pueblo de Israel: Pueblo de profetas, de sacerdotes, de reyes.

En Abraham, Moisés y David se unieron el profetismo (anunciando las promesas de Yavé), el sacerdocio (ofreciendo ellos mismos sacrificios al Señor), y el pastoreo (con su familia o con su pueblo). Prefiguraban a Jesús, en quien el triple ministerio se realizaría de manera plena y perfecta.

Jesús es el Gran Ministro, es decir, el gran servidor. En El, toda la vida, todo su ser es servicio, y hablamos de triple ministerio sólo para señalar las tres principales dimensiones de su único ministerio: DAR SU VIDA PARA NUESTRA SALVACIÓN.

Jesús es MÁS que un profeta: él es la PALABRA hecha carne.
Jesús en MÁS que un sacerdote: él es el único y perfecto SACERDOTE y mediador entre el Padre y nosotros.
Jesús es MÁS que un rey o pastor: él es el REINO, es el BUEN PASTOR.

La Iglesia recibió el mandato de Jesús para este triple ministerio:


El Ministerio Profético, diciendo:
"Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos enseñándoles todo lo que yo les he enseñado" (Mt 28,20)

El Ministerio Litúrgico, diciendo:
“Hagan esto en memoria mía” al terminar la consagración del pan y del vino en la última cena, entregando su cuerpo y su sangre para nuestra salvación.
(Lc 22, 19)

El Ministerio Pastoral, diciendo:
“Ejemplo les he dado para que ustedes hagan lo mismo” el termina de lavar los pies a los discípulos poniéndose El como servidor de todos.
(Jn 13, 14)

Por eso, la Iglesia toda, debe llevar su vida y ejercer su trabajo pastoral según el triple ministerio de Jesús que abarca:

Área Profética: que comprende todo lo relacionado con el anuncio de la Palabra. Su fruto es la FE.


Pueden ubicarse aquí: la misión evangelizadora parroquial casa por casa, la catequesis pre-sacramental, la formación bíblica, doctrinal, para la vida de los fieles, la homilía en las celebraciones, las catequesis en las comunidades cristianas o grupos de movimientos, la consejería, etc.

Área Sacerdotal: que comprende todo lo relacionado a la liturgia, a la religiosidad popular y a la espiritualidad. Su fruto es la SANTIFICACIÓN.


Pueden ubicarse aquí: las celebraciones de los sietes Sacramentos (Bautismo, Confirmación y Eucaristía; Reconciliación y Unción de Enfermos; Matrimonio y Orden Sacerdotal), la vivencia del Año Litúrgico, la oración con la Liturgia de las Horas (salmos), las Adoraciones Eucarísticas, Vigilias y retiros. La oración personal, etc.

Ministerios Área real (de rey) o pastoral (del pastor), que comprende todo lo relacionado con la caridad y el servicio a los hermanos, ya sea reuniéndolos y guiándolos, o sirviéndoles en sus necesidades. Su fruto es el REINO.


Pueden ubicarse aquí: el visiteo y atención a los enfermos, los presos, huérfanos y viudas. Dar de comer al hambriento, de vestir al desnudo, alojamiento al que no tiene casa.

Economía También todas las obras de promoción humana como la educación, la capacitación laboral, fondos y préstamos para iniciar actividades productivas, la organización de los pobres para ayudarse mutuamente. Y sobre todo las obras de transformación social con acciones políticas y/o económicas que favorecen la justicia, la paz y la dignidad humana.

Cada creyente debe buscar vivir según el triple ministerio.
  • Sin Palabra de Dios, sin doctrina verdadera, sin consejero, difícilmente alcanzará la fe.
  • Sin hacer vida los Sacramentos, sin oración personal, sin entregarse dócilmente a Dios, difícilmente se santificará.
  • Sin estar pendiente de sus hermanos y sin servirles, sin caridad ni solidaridad en su corazón y en sus acciones, difícilmente alcanzará que Dios reine en él y en los otros.
  • Sin el triple ministerio de Jesús, difícilmente hallará salvación.

En cada persona, en cada grupo cristiano, en cada Parroquia, en cada Diócesis, Jesús sigue salvando a través del Triple Ministerio.
Aquí en la Parroquia intentamos hacer vida ese triple ministerio en cada comunidad cristiana con la catequesis bíblica y doctrinal; la oración con salmos, y la vivencia litúrgica; con el servicio de caridad en algún ministerio.

Se pide a cada comunidad que nombre a uno de sus miembros para servir en el ministerio de catequesis (área profética) otro en el ministerio de liturgia (área litúrgica) y otro en el ministerio de acción social (área social) y así garantizamos suficientes miembros en esos ministerios importantes y que cada comunidad sirva en las tres áreas. El resto de los hermanos puede escoger en qué ministerio, de los más de 20 que existen actualmente en la Parroquia, quiere servir.

En la Parroquia también los miembros de las otras “fuerzas vivas” (Juventud Cristo Redentor, y Encuentros Conyugales), son invitados a formar parte de los ministerios y servir como Parroquia.

Los diferentes ministerios (grupos de servicio) que han venido surgiendo en la Parroquia los agrupamos en las 3 áreas del Ministerio de Jesús, así:

Área Profética:
  • Misión Evangelizadora
  • Evangelización
  • Comunidades Cristianas
  • Formación Pre Bautismal
  • Catecumenado y catequesis de adultos
  • Catequesis Pre Sacramental
  • Pastoral Familiar
  • Pastoral Vocacional
  • Comunicaciones

Área litúrgica:
  • Conversión y espiritualidad
  • Liturgia (que incluye : Lectores, Acólitos, Coro, Arreglo de Templo)
  • Ministros extraordinarios de la comunión
  • Adoradores Eucarísticos

Área social:
  • Acción Social (que incluye: Despensa, Cooperativa Parroquial, Canastas mensuales de víveres, Programa de mejoría de viviendas y otros)
  • Clínica Parroquial
  • Comedor de niños y ancianos
  • Jornadas médicas
  • Misericordia (Visita a enfermos)
  • Rehabilitación
  • Club de niños “7-12”
  •  Club de jóvenes

Como apoyo a todo ese trabajo está el “Consejo de Asuntos Económicos” y la “Comisión de Integración de Fuerzas Vivas”.